Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y para dar mejor servicio. Al continuar entendemos que acepta nuestra "Política de Cookies."
 
 
 
 
Secretaría técnica

Faltan -1485 días para el Congreso

El tiempo en Granada

 
 

¡Faltas TÚ! ¿Te lo vas a perder? Live ICD GRANADA 2016
Haz clic en este vídeo y empieza a disfrutar de la experiencia
Última fecha de inscripción reducida: 17 de mayo de 2016

 
Video Granada

Áreas de intervención >>

  • Impacto de la práctica dietética a nivel mundial. El dietista-nutricionista, clave
    El dietista-nutricionista es un agente activo en nuestra sociedad y puede influir de un modo determinante en la sostenibilidad de nuestro entorno a todos los niveles.
    • Práctica de la dietética basada en la evidencia
      La sostenibilidad debe ser un factor a considerar durante el proceso de investigación de la evidencia en dietética y nutrición. Así mismo, la práctica de la dietética debe incardinarse de un modo sostenible en el sistema de salud, de modo que sea eficiente en sus procesos
    • El dietista-nutricionista en los sistemas alimentarios
      Las recomendaciones a la población sobre la selección de alimentos, su preparación y consumo, y en definitiva los hábitos alimentarios y la planificación dietética, tienen un impacto directo sobre los sistemas productivos y el medio ambiente.
    • Alimentación sostenible y las enfermedades crónicas no transmisibles
      La carga de enfermedades crónicas no transmisibles en la población mundial podrían ser causa y efecto a la vez, de entornos humanos, sociales, económicos y medioambientales que se alejan de la sostenibilidad y el equilibrio de los sistemas.
    • Dietética en el desarrollo sostenible de los pueblos
      La demografía en las distintas regiones del planeta es un factor clave en el sostenimiento de sistemas sanitarios, sociales y productivos eficientes. La dietética en las distintas etapas de la vida juega un papel determinante para que los entornos puedan beneficiarse de una población sana y un sistema productivo sostenible.
  • Equidad, ética y deontología en la práctica profesional del dietista-nutricionista
    La deontología y ética profesionales son básicas en la calidad de la formación, la práctica y la evolución de la dietética, pero estos valores junto con la equidad deben ser transversales a nuestra sociedad en todos sus ámbitos: social, sanitario, formativo, económico, natural, etc.
    • Seguridad alimentaria (foodsecurity)
      La desigualdad en la seguridad alimentaria es una grave consecuencia de entornos carentes de equidad, en los que el dietista-nutricionista debe adaptarse para cubrir las necesidades de la población e intentar, mediante una práctica ética y responsable, modificar el entorno del desarrollo humano.
    • Deontología profesional: códigos de conducta y buenas prácticas en la promoción de una alimentación saludable y sostenible
      El dietista-nutricionista es un agente activo en la sociedad y está expuesto a situaciones que pueden poner en riesgo su adherencia a la deontología profesional. De ahí que el trabajo en los principios éticos de los códigos de conducta y buenas prácticas, deban ser básicos en el desarrollo sostenible de una profesión.
    • Producción de alimentos y salud global.
      Los sistemas de producción de alimentos tienen un impacto directo sobre la calidad de vida de la población y de los entornos en los que se desarrolla. El consumidor está en el centro de estrategias marcadas desde la industria alimentaria y los sistemas productivos, que además de influir sobre la salud de las personas, también afectan a la salud del planeta. El dietista-nutricionista es un agente que puede modular este impacto.
    • Formación de los profesionales de la dietética
      La formación de calidad es la base de una práctica profesional ética, equitativa, responsable y sostenible. La vida profesional del dietista-nutricionista debe ser un instrumento para la formación continua, en la que el propio profesional deber ser un agente activo. Los sistemas académicos y profesionales deben disponer de los mecanismos necesarios para velar por la calidad y la sostenibilidad de la práctica profesional en entornos multidisciplinares con las menores tensiones competenciales posibles.
  • Investigación, desarrollo e innovación en la práctica de la dietética
    La adaptación de los profesionales de la dietética a los nuevos entornos socio económicos, culturales, productivos y de salud actual, y a las mega-tendencias de los sistemas, es necesaria para que sus efectos sobre las personas sean eficientes e idóneos. La I+D+I en la ciencia de la dietética y en su aplicación a la práctica profesional, contribuye a que el dietista-nutricionista conecte de un modo sostenible y eficaz con sus ámbitos de acción profesional.
    • Tecnología 3.0 en el ejercicio de la dietética
      Las nuevas tecnologías y los nuevos sistemas de comunicación social, son herramientas que el dietista-nutricionista debe aplicar a su práctica profesional y a su formación a lo largo de la vida.
    • La biotecnología en el desarrollo y comercialización de los alimentos
      La producción de alimentos y la industria alimentaria son ámbitos en los que la I+D+I se aplica de un modo competitivo y en ocasiones desalineados de las realidades de nuestro entorno, afectado de un modo negativo al desarrollo sostenible. La seguridad en la producción y consumo de alimentos, es una preocupación arraigada en una gran parte de la población. El dietista-nutricionista no puede ser ajeno a estas realidades y debe conocer y participar en estas tendencias.
  • El poder de los dietistas-nutricionistas para generar cambios en la sociedad
    La masa global de dietistas-nutricionista puede motivar cambios en los sistemas a todos los niveles, de modo que contribuyan a mejorar las sociedades mediante un ejercicio profesional regulado y de calidad. El dietista-nutricionista es el profesional idóneo para atender las necesidades de la sociedad en alimentación, nutrición y dietético, considerando siempre los gustos, costumbres, culturas y posibilidades individuales o colectivas.
    • Regulación de la dietética como profesión
      La profesión de dietistas-nutricionista debe ser una profesión regulada y protegida en todos los países, de modo que se asegure el más alto nivel en su formación, el máximo desarrollo de las competencias profesionales propias y su formación continuada. Las corporaciones que protegen la profesión, son entidades clave para que el dietista-nutricionista tenga su espacio profesional en el marco del trabajo en equipo.
    • La dietética como herramienta eficiente en la sanidad
      La intervención del dietista-nutricionista en los sistemas de salud, es una acción coste eficiente. Los sistemas en los que la dietética está aplicada por el profesional idóneo, reducen el gasto sanitario, mejoran la calidad de vida de los usuarios y contribuye a un desarrollo sostenible de los recursos sanitarios.
    • El dietista-nutricionista en el sistema sanitario local, nacional e internacional
      La intervención del dietista-nutricionista se desarrolla en distintos ámbitos de los sistemas de salud y en la sociedad. Alcanzar la especialidad y el mayor grado posible de habilidad y competencia, debe estar entre los objetivos de los profesionales y las corporaciones que regulan y protegen la profesión.
    • Contribuciones del dietista-nutricionista en la consecución de los retos del milenio
      La masa global de dietistas-nutricionista puede motivar cambios en los sistemas a todos los niveles, de modo que contribuyan a mejorar las sociedades. Los grandes retos de salud global, tienen un componente claro en relación la nutrición y la dietética.
  • La sociedad global de la interculturalidad
    La globalización es una realidad que impregna a todos los pueblos, pero esto no es un escenario nuevo; los pueblos, y con ellos sus culturas, sus ritos, sus costumbres y sus modos de vivir, se han entrelazado desde tiempos inmemoriales, formando un crisol caracterizado por la adaptación al entorno, pero en ocasiones opuestos al desarrollo sostenible. El intercambio cultural ha dado buenos frutos, pero la pérdida de la memoria cultural pude ser un freno para la sostenibilidad de los entornos
    • Transiciones alimentarias
      La alimentación, como eje de las culturas y de intercambio, determina nuestra salud. La movilidad relativa de los pueblos en el pasado y los nuevos sistemas de comunicación comercial y social, afectan a nuestra manera de elegir alimentos. La apariencia, su precio, el marketing o la disponibilidad real de alimentos, modulan nuestros hábitos alimentarios.
    • De lo global a lo local
      Nuestros hábitos alimentarios tienen un impacto real en el medio ambiente y en los sistemas de producción de alimentos. La capacitación de la población por parte del dietista-nutricionista puede modular ese impacto. Las habilidades para seleccionar, preparar y conservar los alimentos, son herramientas que podemos utilizar a favor del desarrollo sostenible.
    • El consumidor como catalizador de los cambios alimentarios.
      El consumidor es un agente activo generador de cambios. Su concienciación con la sostenibilidad de los sistemas y de nuestro planeta, ofrece una posibilidad real para promover un cambio de tendencia hacia la protección de lo que el planeta nos ofrece, a nosotros y a las generaciones futuras.